Consultoría en Igualdad de Oportunidades

Inicio / Servicios / Consultoría / Consultoría en Igualdad de Oportunidades

Consultoría y Planes de Igualdad de Género

En Fortalezas ponemos en marcha y gestionamos proyectos de consultoría y asistencia técnica en materia de Igualdad de Oportunidades en Mujeres y Hombres.

Nuestra empresa tiene una amplia experiencia en desarrollo de Planes de Igualdad. Trabajamos tanto para el sectro público como para el privado. También disponemos de talleres de igualdad y proyectos propios que fomentan este objetivo.

Por ello somos especialistas en:

  • Elaboración e implantación de Planes para la Igualdad de Oportunidades en Mujeres y Hombres.
  • Evaluaciones de Planes para la Igualdad de Oportunidades en Mujeres y Hombres.
  • Elaboración e implantación de Planes de conciliación.
  • Realización de estudios para analizar el impacto de género.
  • Sistematización de procesos de Igualdad en organizaciones privadas y públicas.
  • Protocolos de actuación para mejorar la atención a mujeres víctimas de violencia de género.
  • Protocolos de Prevención y Actuación frente al Acoso Sexual y por Razón de Sexo.

Un Plan de Igualdad concreta en un tiempo determinado una Política de Igualdad poniendo en marcha un proceso de trabajo, así como recursos económicos y humanos. Esto quiere decir que se adquieren compromisos para cambiar la realidad de desigualdad entre mujeres y hombres en ese consistorio. La primera cuestión a considerar es que un Plan  de Igualdad es un plan de trabajo, es decir: TIENE QUE ESTAR RECOGIDO EN UN DOCUMENTO ÚTIL PARA ACTUAR. Un Plan  de Igualdad trata de incidir en un problema social  – las desigualdades injustas entre mujeres y hombres – y no en ‘problemas de las mujeres’.

igualdad mujer trabajando
Un Plan de Igualdad debe ser una propuesta idónea para una realidad concreta.

A través de los Planes de Igualdad se adquiere un compromiso firme en los Ayuntamientos para la consecución de una igualdad real entre los hombres y mujeres de su localidad, teniendo en cuenta que, aunque ya existen y son visibles grandes logros en la posición que las mujeres están ocupando en la vida pública y privada, aún queda un largo camino que recorrer y muchos techos -algunos de ellos casi desapercibidos- que es necesario romper.